Desde el grupo de niños de primera comunión en la parroquia de Castañeda

¡Dejad que los niños vengan a mi!
No es de extrañar esta afirmación y a la vez instrucción del Señor. Las reuniones sinodales infantiles están siendo de lo más gratificantes y enriquecedoras.
Lo primero que hicimos fue explicarles con una presentación powertpoint qué es y para qué es un sínodo y lo especial de este sínodo. Hemos dado la misma seriedad en el funcionamiento que en el de adultos, explicando las pautas a seguir y se sienten super importantes. Además le explicamos por qué son ellos los primeros de la fila en el logo y están encantados. Con esta esencia sinodal y con un trabajo previo en las catequesis sobre EL CAMINO DE JESÚS Y LA SEMILLA DE LA FE que nos regala Dios en el bautismo, hemos adaptado las preguntas para ellos y nos ha sorprendido lo bien que han respondido.
Es muy gratificante y animante ver que los resultados de la catequesis que se aprecian en sus reflexiones certeras, sencillas y concretas.
Un ejemplo, ante la pregunta: » ¿ los bautizados, que no creen y no quieren seguir el camino de Jesús, son Iglesia?… todos dijeron sí y una niña afinó su respuesta , afirmando muy segura: «sí, porque siguen teniendo la semilla en su corazón». ¡Maravilloso! ¿Verdad?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.